• Inicio
  • Noticias
  • Titanes de la tecnología avanzan gradualmente hacia el monopolio
Titanes de la tecnología avanzan gradualmente hacia el monopolio
19 / 06 / 2018

19 de jun. (Dow Jones) -- Imagine un futuro no muy lejano en el que las agencias antimonopolios obliguen a Facebook a vender Instagram y WhatsApp. Imagine un momento en el que los servicios en nube y de entregas de Amazon sean tan dominantes que la compañía sea dividida como lo fue AT&T. Imagine que las búsquedas en Google o YouTube se conviertan en monopolios regulados, así como el agua y la electricidad.

Facebook, Alphabet, la empresa matriz de Google, y Amazon.com están disfrutando de márgenes de ganancias, dominio de mercado e influencia que, de acuerdo a los economistas e historiadores, sugieren que se están convirtiendo en una nueva categoría de monopolios. Puede que aún no estén maduras para una acción regulatoria tan extrema, pero a medida que consolidan el control de sus mercados, las consecuencias negativas para la innovación y la competencia se hacen cada vez más evidentes.

Por ejemplo, algunos que estudian el pasado comparan a Amazon y Facebook con Standard Oil, por sus intentos similares para superar o cooptar a los competidores, e incluso a sus propios proveedores a través de la integración vertical.

Google, Facebook y Amazon también se parecen a otro monopolio de antaño, el peso completo de la telegrafía Western Union, dijo Richard du Boff, profesor emérito de historia económica en Bryn Mawr.

?En lo que [Western Union] siempre estuvo involucrada fue en eliminar obstáculos, deshacerse de cualquiera que obstruyera su desarrollo, ya sea por adquisición o por otros medios?. El motivo principal, en mi opinión, fue dominar el mercado?.

Sin embargo, los expertos no están agrupando a Apple con los nuevos monopolios. Al igual que Microsoft e Intel anteriormente, Apple se considera más vulnerable a las irrupciones competitivas, a pesar de que encabeza el mundo de la tecnología en ingresos, ganancias y capitalización de mercado.

Una forma en que los monopolios de hoy son diferentes a los barones ladrones de antaño es que no se están comportando exactamente como, por ejemplo, Andrew Carnegie, que convirtió a guardias armados en trabajadores huelguistas.

A los reguladores no les importa particularmente si una empresa es un monopolio a menos que perjudique al público o entorpezca la innovación. Pero en ese sentido, muchos argumentan que ya estamos cerca de eso.

Como por ejemplo, la manera en que tanto Google como Facebook dominan la recolección de datos de los usuarios, o la decisión éticamente dudosa de Facebook de proporcionarles grandes cantidades de información personal a los desarrolladores.

Traducido por Luis Felipe Cedillo

Editado por Michelle del Campo

Copyright © 2018 Dow Jones & Company, Inc. All Rights Reserved

.
Elaborado por Sentido Común